05 abril 2011

Nota sobre los nuevos integrantes de #Incuba en el #cmdbsas en Clarín Arquitectura de hoy

Romper el cascarón

05/04/11
Cómo son los 20 emprendimientos de diseño seleccionados por el CMD para capacitarse y sumar mercados, en el marco del programa Incuba 2011.
Ya está en marcha a octava edición de la iniciativa del Centro Metropolitano de Diseño (CMD), que busca favorecer la maduración de proyectos de diseño y guiar su desarrollo. Las oficinas que funcionan como incubadoras renovaron proyectos y ya hay 20 nuevos diseñadores con espíritu emprendedor en el amplio edificio de Barracas, dispuestos a recibir asistencia.
Contactos, redes , facilidades de infraestructura, capacitación y sinergia son algunas de las herramientas que Incuba 2011 brindará a estas empresas para ayudarlas a consolidarse en el mercado. Sustentables e innovadores, los nuevos incubados se suman a los 100 emprendimientos que ya “maduraron” luego de su paso por este programa que arrancó en 2003.
Listos para empaparse de consejos, crecer y posicionarse de un modo profesional, los seleccionados hablaron con ARQ sobre sueños, expectativas, fortalezas, debilidades y planes de acción .
Sofía Willemoës, al frente del proyecto que realiza mobiliario con estampados de diseño propio y bajo impacto ambiental, supone que esta sinergia que flota por los pasillos del CMD va a promover “que nos transformemos en proveedores o clientes de nosotros mismos, ojalá esta ida de unir fuerzas ayude a obtener logros”, dice la diseñadora que utiliza materias primas alternativas como chapa, acrílico o lona de zapatillas. “Es un ambiente altamente enriquecedor, la creatividad se potencia”, apuntan Guillermina Balsells y Silvina Cannito, de Carro, Efectos Portantes, que aspiran adquirir habilidades de gestión y negociación. “Somos diseñadores, y este es siempre un punto débil”, reconocen. En el mismo sentido, Ana Inés Bastida, que produce juguetes educativos (Chiforo), pretende “fortalecernos como empresa aumentando nuestra capacidad productiva, reorganizar la distribución y darnos a conocer en forma masiva”.
Además de contar con asesoramiento técnico, networking, tutorías y mentorías, el desembarco de los “incubados” incluye el acceso a las instituciones aliadas del programa que colaboran en el financiamiento y las oportunidades de exportación que surgen de distintas presentaciones a ferias internacionales y gestiones específicas del CMD. “Estamos aprendiendo a mostrar y a sumar como valor agregado el hecho que nuestros productos se generan desde el reciclado. Y queremos optimizar costos y comercialización”, cuenta Ana Sfreddo, de 3RDesign, al mando de la realización de indumentaria, accesorios y juguetes a partir del SCRAP textil virgen (con material de dos colegas/vecinos incubados). Es que el sentido de comunidad les permite desarrollarse en un entorno donde se puede sacar ventaja de la convivencia de distintas disciplinas: desarrollo textil, moda y accesorios, decoración y muebles, diseño audiovisual, editorial, tecnología y software. “Compartir recursos nos potencia y nos conecta. Es un mix de oportunidades ”, describen Lorena y Natalia Nuñez, que producen bolsas textiles reusables y compactas. “Nos inspiramos en el hábito de nuestra abuela Juanita, que hacía las compras con su bolsa monedero”, señalan las primas y socias de Totebag. Greca también trabaja con materia prima similar. “Desarrollamos productos sustentables utilizando la molienda de los botones descartados, la resina sobrante de la producción industrial y la resina nueva con el mayor porcentaje de PET (plástico reciclable)”, dicen la arquitecta Rocío González y Lucas Campodónico, de Greca, que esperan incorporar nociones sobre exportación y comercialización.
Con más demanda de la que puede abastecer Paola Carbone, de Caracolores (trajes de baño para chicos), aspira a mejorar el gerenciamiento y optimizar recursos . “Cada temporada tenemos que gestionar líneas de crédito para poder crecer”, reconoce. Abrir el mercado, expandirse, aprovechar el trampolín. De eso se trata este programa que apunta a consolidar las propuestas. Como la de Guadalupe Martiarena (marroquinería en cuero), que quiere adquirir herramientas para proyectar a mayor escala y largo plazo: “Mi objetivo es alcanzar un perfil netamente más empresario”, dice. “Espero incorporar el hábito de mirar en forma global la empresa”, dice la arquitecta Andrea Luzza, de la firma Azzularq, que junto a Banzai, De la tienda, Pomada, Fabulosico, Gavagni/Dorso, Goldmine Studio, Grupo Bondi, Gualicho, Hellboyz M2 y Gift Card completan el listado de emprendedores incubados que sueñan con ser empresarios . Y romper, al fin, el cascarón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.